jueves, 8 de noviembre de 2007

Material girl

Estaba en ese café, cerca del Farmer's Market, en Beverly Hills, el aroma a canela y vainilla nos cercaba. Louise estaba frente a mi, el pelo rubio platinado y un abrigo demasiado grueso para el clima de California, aún en diciembre no hace tanto frío como en Londres o Nueva York. Con un ademán demasiado exagerado, luego de dar un par de sorbos de café, se quitó los lentes y el abrigo y quedó con una blusita pegada y escotada, mostrando su esplendida figura; ajusté la mía, intentando no verme tan vieja, a veces olvido que ambas tenemos la misma edad, pero Louise-Madonna se ha convertido en alguien sin tiempo, por otro lado, a mi eso del Fitness no me gusta.
A pesar de su reciente boda, es legendario su apetito sexual y ahí estaba ese muchacho sentado en la barra: cuerpo de modelo, ojos de lince y barbita descuidada. La camisa se le pegaba al torso y sus rizos dorados invitaban a meter los dedos y despeinarlo ( y más, mucho más). Louise se quitó los lentes oscuros (hasta ese momento) y lo miró con insolencia, el muchacho, nada tímido, correspondió la mirada y sonrió, al parecer estaba acostumbrado a ver "celebridades" en el café.
De pronto se levantó, se dirigió a nuestra mesa y sin pedir permiso se sentó. Un hola y un par de besos al aire fueron suficientes para iniciar una conversación bastante trivial, ella reía, se veía encantada. En cierto momento no pudo más y le dijo "por Dios que eres bello" y él sonrió de nuevo. Metió sus manos en el pelo del chico y lo revolvió, había cierta tensión sexual , él se dejaba hacer y tocar sin problemas. Me sentía incómoda, lo suficiente como para fingir una llamada urgente y querer salir de allí, sin que ellos se dieran por enterados. Louise pensó que era el momento de llevarlo a otro sitio, entonces utilizó la frase más trillada que se le pudo ocurrir "en realidad, yo creo que nos conocemos de algún lado, quizá de otra vida", el chico le dijo, mientras le apretaba la mano, "por supuesto Louise, tu fuiste a mi fiesta de cumpleaños". Madonna trastrabillo, pues nunca olvida a un hombre guapo ( y menos una fiesta de cumpleaños), luego siguió, "claro que entonces tenía cinco años, tú eres amiga de Ana, mi madre, por eso vine a saludarlas".

Jorge Arenas

2 comentarios:

Anónimo dijo...

chicos: habéis visto a Madonna. Qué dicha. me gusta Material Girl, sobre todo porque es un ritmo tan fresco, la chica es buena en lo que hace y monta unos conciertazos, cuando estuve en el de París, nos dejó boquiabiertos con sus bailes de sillas, toneles, vestimentas eróticas y sobre todo, el derroche de emociones cuando se la ve como dirige a la orquesta, realmente monta un show espectacular. Cuando ella esté por vuestro país, no dejéis de asistir, ahora quizás sus productores se animen porque sé que ampliaron su terminal aérea, talvez tengáis la oportunidad de disfrutar todo lo que os conté. Felicidades por esta página tan amena. Es una revista que presenta la nueva y democrática Guatemala y también dicen que sois buenos para poner sobrenombres a las personas. Saludos soy española pero estoy en Brasil chicos. No os molesta que envie comentarios anónimos verdad.

JOHAN BUSH WALLS dijo...

Hombre, no nos molesta en lo absoluto que dejeis tus conmentarios anónimos, pero si nos daís tu nombre, quizá escribamos un cuento pajero en tu honor. Sigue visitándonos, nos agrada tu comentario.