martes, 12 de mayo de 2009

La novela del martes -Capítulo 4

Previously

Al grito de Doña Consuelo Esperanza Trinidad, Luis Pedro Javier bajó a desayunar; ella estaba terminando de ver las noticias de la farándula y se disponía a subir a tender la ropa; no sin antes recordarle a su hijo lo mucho que deseaba tener nietos; las palabras de su madre repicaban en sus oídos, pero en realidad era su celular; al ver que la llamada era de Lucía María Gabriela el mundo se le vino encima, pero en realidad era un bote de leche que le cayó en la cabeza.

– CAPÍTULO 4 –

Lucía María Gabriela volvió a llamar, no una vez, fueron unas cincuenta veces, llamó al celular, llamó a la casa, llamó al trabajo, llamó a los amigos; al ver que Luis Pedro Javier no respondía fue a buscarlo a su oficina, eran las 10:00 horas cuando llegó, él no la pudo atender, ella no tuvo inconveniente en esperarlo hasta que terminó la jornada, eran las 18:00 horas cuando finalmente salió; corrió hacia él y con la mayor de las ternuras lo abrazó, lo besó y se lo llevó a su casa, había preparado una cena para presentarle a sus padres.

—Así que este es el mentado Luis Pedro Javier

—Para servirle Doña...

—Ursula Clotilde Mesalina, así me llamo jovencito. Y ¿entonces?, la nena me estaba contando que usted la adora, que se quiere casar con ella, ¿para cuándo la boda?

El sudor empezó a correrle por la frente, como si fueran las cataratas del Niágara; debajo de las axilas se podía ver como el más feroz río de aguas negras se desbordaba, eran casi las siete y media de la noche y el desodorante había dejado de hacer efecto, hasta sentía los pies chapoteando dentro de sus zapatos; los labios le temblaban y no pudo hablar.

—Todavía no tenemos fecha mami, pero mañana vamos a ir a ver iglesias y anillos, ¿verdad mi vidita?

El olor inundaba toda la sala, Luis Pedro Javier no dejaba de sudar y seguía sin poder articular palabra; además, si decía algo sabía que lo lamentaría el resto de su vida. Una voz chillona interrumpió la conversación.

—Mamita, mamita, dicen en la tele que los Jonas Brothers van a tener un programa como el de Hannah Montana, que será muy divertido, vení, vení, te voy a enseñar.

Cinco segundos pasaron, entonces la criatura que emitía aquel sonido estridente se tiró al suelo, pataleó, mentó madres, lloró y gritó hasta quedarse sin aliento, por lo que Doña Ursula Clotilde Mesalina tuvo que acompañarla a ver la tele.

—No le hagas caso mi amor, es la Ursulita Clotildita Mesalinita, se llama igualito que mi mami, pero le decimos así para diferenciar.

Luis Pedro Javier suspiró profundo y sacando fuerzas de flaqueza, como ahogando un grito, dijo:

—¡Ijuelagranputa! Ahora que recuerdo, tenía que pasar a recoger a mi hermanito, mirá la hora que es ya, mi mami me va matar, me tengo que ir, me despedís de tu madrecita.

—Ay no mi amor, andate entonces, no me quiero quedar viuda antes de tiempo.

Aprovechó el momento y salió disparado, en el pasillo se cruzó con una chica sencilla, ella tenía una escoba en las manos y vestía ropa como la que usaba la servidumbre en las novelas mexicanas; la vio a los ojos por unos segundos, hasta que fue interrumpido por la voz de Lucía María Gabriela.

—Da permiso vos cerota, cuándo no la Julia Eulalia Pancracia, siempre metiéndose en lo que no le importa.

¿Le habrá gustado Luis Pedro Javier a Doña Ursula Clotilde Mesalina? ¿Saldrán a buscar los anillos y la iglesia? Para los que se preguntan si Luis Pedro Javier llegó a tiempo para recoger a su hermanito, se les recuerda que él es hijo único, o sea que mintió. ¿Se irá al infierno Luis Pedro Javier por haber mentido? ¿En dónde estaría el papá de Lucía María Gabriela? ¿Qué fue lo que vio Luis Pedro Javier en los ojos de Julia Eulalia Pancracia? Descúbralo en los próximos capítulos de su novela del martes.

Corina Tallada

14 comentarios:

Lena dijo...

Ay, sí!

Qué venga el papá a ver quçe dice!


jejejeje

Un abrazo, Johan!

Alejandro Ramírez dijo...

Bien, Johan, ahí lleva la novela del martes y por lo menos a mí me tiene atrapado.

Hay que aclarar que Corín Tellado hubiea escrito esa novela en dos días. (Ja,ja,ja...)

Un saludo y atento a la próxima entrega.

Johan Bush Walls dijo...

Lena: los papás son cosa seria, a ver que pasa, si es que aparece.

Alejandro: Ya decía yo que esa señora era lenta para escribir, y eso que dicen que había un montón de gente que le ayudada.

Salú pue.

Nancy dijo...

¿y qué habrá sido de la trama de la Jolie y Brad Pit? También esa me tenía atrapada. Como que ya apareció la traidita jajajaja. Mejor no me adelanto porque contigo, Johan, nunca se sabe.

ángela cuartas dijo...

Extraño a doña Consuelo Esperanza Trinidad. ¿Aparecerá en el próximo capítulo?

X dijo...

Está clarísimo que el masculino protagonista (por afeminado que sea) se va a beneficiar a la mucama, como siempre ha sucedido en todas las casas de bien.

Martín dijo...

Jajaja Johan, me dan mucha risa las preguntas del final. Estoy enganchado, te sigo leyendo. Felicitaciones! Un abrazo

Johan Bush Walls dijo...

Nancy: Angelina y Brad están en su casa, no quieres saber nada de los medios, están empeñados en que él la embarace a ella eternamente, Angelina dice que le gustan tanto los niños que podría llevarlos en su vientre el resto de su vida, y al mismo tiempo adoptar a todos los niños africanos, que siempre le han gustado las familias grandes.

Podés adelantarte, lo más que puede pasar es que no le atinés y si le atinas, entonces ganarás satisfacción personal.

Ángela: Doña Consuelo Esperanza Trinidad te manda un saludo, dice que no pudo aparecer en este capítulo porque le tocaba aparecer a la consuegra, pero que con gusto pueden hacer una cita personal y se toman un café juntas.

X: Qué se me hace que usté tiene información privilegiada, ni siquiera yo sabía que el protagonista se iba a beneficiar en esta historia.

Martín: Con riéndose de textos ajenos, a ver pue, si le dan mucha risa las preguntas, dígame las respuestas pue, a verdá.

Salú pue amigos noveleros, no le cambien la sintonía y cuéntenle a sus esposas, novias, madres, suegras y a todo mundo que aquí hay una novela los martes.

PROSÓDICA dijo...

Ya me atrasé con los capítulos don Johan, qué lata, tendré que regresar y ponerme al día... propongo que el próximo martes haya cadena nacional de televisión con palabras de algún pendejo del gobierno para que me de chance de ponerme al día si, transmiten la cadena en su mismo horario.

ángela cuartas dijo...

Uy, no, don Johan, decile que nunca leí tu respuesta. Qué pereza tomarme un café con doña Consuelo Esperanza Trinidad. Yo ya me aguanto a mi mamá y solo porque la quiero muchísimo, como para tener que aguantarme a esta señora. Lo chistoso es que son parecidísimas. Mi mamá se llama doña María del Pilar de los Ángeles y también está obsesionada con la madre patria :)

Johan Bush Walls dijo...

Prosódica: Eso es imperdonable, tiene que ponerse al día, la historia lo exige. Por otro lado, no dude que habrá cadena a la hora de la novela del martes, porque es la hora de más rating.

Ángela: Que graciosa cuasi coincidencia, se decepcionará la doñita, ella hasta había reservado boleto para Colombia, pero será a la próxima.

Salú pue.

el Kontra dijo...

Puchis Johan si así se puso aquel con la doña como será cuando conozca al tata? Juelagraaaan!!!

Johan Bush Walls dijo...

Kontra: Lo que pasa es que Doña Ursula Clotilde Mesalina es cosa seria, ¿si usté la conociera?

Salú pue.

PEREZoso dijo...

Maestro, en verdad que grande su litepajera!
en verdad quede fascinado de sus cuentos...
espero entonces con ansia la proxima entrega, de repente se publica algo asi como proximamente en...

saludos maestrisimo