jueves, 14 de mayo de 2009

De la serie el escritor se pone fantástico -1-

Mi padre me decía: no creas en la verdad de la escritura, porque finalmente el escritor se enseña a sí mismo a mentir, mientras escribe su propia verdad, claro está.

Algo así como Pinocho, quien pudo ser un escritor innato, pero de palo y como muchos de nosotros, los escritores, Pinocho también huyó de casa para tener aventuras que hubiera podido contar, aunque finalmente quien disfrutó más de las aventuras fue Gepetto, quien en la película de Disney fue tragado por una ballena. Eso acaso pudo haber sido una distorsión del cuento original, pero finalmente es la visión del cineasta y es válida porque es fruto de otro mentiroso.

Volviendo a Pinocho, por no decir volviendo a la escritura, todo está en no creerse tanto el cuento de la verdad cierta del escritor, que no es para nada la verdad que más vende. Muchas veces también el escritor debe crear una mentira más real para vender más libros. De ahí que surja el testimonio como instrumento de la literatura para mentir, pero basándose en una historia real; mejor si eso coloca al escritor en posición de tener injerencia en la historia del país y que su lucha logre que podamos disfrutar de un mejor lugar para vivir.

Otro día recordaré más anécdotas que dieron lugar a otros libros míos, por hoy es todo, me agota esto de volverme fantástico.

Carlitos Colocho

8 comentarios:

Johan Bush Walls dijo...

Con este texto se da por inaugurada la serie: El escritor se pone fantástico, que aparecerá esporádicamente por acá.

Los más representativos escritores de la historia se pondrán fantásticos y contarán cómo fue que surgió su obra.

Si les interesa saber de algún escritor, en especial, pónganlo en un comentario y trataré de contactarlo para que se ponga fantástico.

Salú pue.

Nancy dijo...

Excelente iniciativa y magnífico post. Me gusta tu escritura, tus mentiras, tus verdades y hasta cuando te pones fantástico y fantasioso.
Apapachos

alfaro dijo...

Fantástico, fantástico... como que no,fantasioso, tampoco,(hablo de esta vez)
pero me cansaría ver siempre estrellas, así que es fantástico de vez en cuando algo más normalito,vamos que no siempre escribas tipo fantastique,
¿Qué diferencia habrá entre la mentira y lo otro? ¿Acaso no es real todo lo que discurre tu mente?
tú solo escribelo aquí..., ser fantástico.
Un abrazo.

Esteban Dublín dijo...

Tengo muchos, Johan: Gabriel García Márquez, Robert Louis Stevensson, Franz Kafka, Ítalo Calvino, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar y Juan José Millás, esos por ahora.

el Kontra dijo...

Pssst Johán, empieze con uno nacional, le propongo al "Bolo" Flores.

Salud!

Johan Bush Walls dijo...

Nancy: Pues todo es paja aquí, ahora encima fantasioso, fantastico, fantasmagórico.

Alfaro: Todo es real maestro, el truco está no creerse todas las mentiras ni todas las verdades, más bien todo lo contrario, como diría la Miss Antioquia.

Esteban: Buena lista maestro Dublín, a ver si van apareciendo y si los encuentro, digo que si, pero habrá que tener paciencia.

Kontra: Ese maestro es muy escurridizo, pero voy a tratar de ubicarlo.

Salú pue.

PEREZoso dijo...

Fantastico eso de escribir pajero Don Johan!
de repente me manda unas clases por mail!
estoy fascinado señor y a la espera de mas posts!

Johan Bush Walls dijo...

PEREZoso: No espere maestro, lea un poco para atrás, ahí hay bastante material; para enviarle por email primero tiene que depositar una módica cantidad a la cuenta No.000-00000-00 de Bancafé.

Salú pue.