martes, 5 de mayo de 2009

La novela del martes -Capítulo 3-

Previously

Mientras Lucía María Gabriela revelaba a la Chuchis, su mejor amiga, que la primera parte de su plan estaba concluido, Luis Pedro Javier recibía consejos de su mejor amigo, así es, él también tenía un mejor amigo, cosa que lo hacía inmensamente feliz porque nunca tuvo perro.

– CAPÍTULO 3 –

(Con acento español) Angelina Jolie ha desistido, por el momento, de su idea de adoptar otro niño, según parece el rechazo que sufriera Madonna surtió algún efecto en ella, pues semanas atrás había manifestado su intención de hacer más grande la familia; cuando se le preguntó si su decisión tenía que ver con los rumores que decían que las cosas andaban mal con Brad Pitt respondió: todo es falso, él es el hombre de mi vida.

—Que de a huevo la Angelina, como ella ni cuida a los patojos, así quien no tiene tantos hijos.

Doña Consuelo Esperanza Trinidad gustaba de ver noticias de la farándula mientras preparaba el desayuno, prefería el acento de la televisión española y estaba bien enterada de los noviazgos y andanzas de los príncipes; siempre era la primera en levantarse y uno de sus mayores placeres era gritarle a su hijo para que bajara a tomar los primeros alimentos del día.

—Luis Pedro Javier, Luis Pedrito Javieeeerr, ya está servido el desayuno mijo, bajá que se te va a enfriar.

Si había algo que Luis Pedro Javier odiaba eran los gritos de su madre, pero jamás se animó a decírselo, además detestaba su comida. Bajó corriendo, porque si la hacía esperar le daba un sermón, una puteada pues.

—Ay mijo, ya tenés esas grandes ojeras otra vez, eso es de mucho pajearte, deberías de conseguirte una tu novia hombre, ya quiero nietos; pero ni se te ocurra engazarte con la cualquiera esa, ya sabés de quien te hablo, de la Lucía María Gabriela.

—(Ya va a chingar con eso otra vez, si supiera que pronto sus sueños se harán realidad) Cómo cree mamita, lo que pasa es que no pude dormir bien, sentía algo trabado en la garganta, y mire que después de dos horas de toser que escupo un pedazo de papel.

—Bueno mijo, voy a ir a tender el chingo de ropa que lavé, que Dios te cuide y no vayas a venir muy tarde, y tampoco vayas a andar contando que ya te di tu herencia, cuidá tus quinientos dolaritos; ya viste que hay que tener cuidado con las apariencias, hasta maricón le salió el yerno al rey de España, ese Marichalar que anda con unos mantones de manila de película.

Imitando el acento español y moviendo las enaguas, doña Consuelo Esperanza Trinidad subió a la terraza a tender la ropa.

Las palabras de Doña Consuelo Esperanza Trinidad quedaron repicando en los oídos de Luis Pedro Javier, luego se dio cuenta que era su celular el que sonaba; en pantalla aparecía el número de Lucía María Gabriela, lo vio y el mundo se le vino encima otra vez, luego se dio cuenta que lo que le había caído encima era un bote de leche; no pudo responder la llamada, solo alcanzó a decir:

—Puta, cuando aprenderá mi mamita a poner bien el bote de leche, es la quinta vez que me cae encima.

¿Volverá a llamar Lucía María Gabriela? ¿Cuál será el motivo de su llamada? ¿Alguna vez se dará cuenta Luis pedro Javier que lo del bote de leche es pura gana de chingar de Doña Consuelo Esperanza Trinidad? ¿Lograrán arrancar alguna carcajada del público los Jonas Brothers? No se pierda el próximo capítulo de su novela del martes.

Corina Tallada

10 comentarios:

alfaro dijo...

Claro, primero el informativo tipo corazón rosa(que no rojo), para acabar contándonos la Trinidad su Santo hijo y la Graciela...
y ya estaban al principio la madonna, la jolie y pit
cómo se cierra el círculo.. 3 arriba y 3 abajo
paralelismo casual dirá el pajero que seguro que también es santo, a ver si me entero ¿de la madonna o de la trini?, o prefieres a la jolie?
Qué bien escribes.

Esteban Dublín dijo...

Quisiera saber la respuesta de los Jonas Brothers.

X dijo...

Madres no hay más que una, aunque la Trinidad valga por tres.

Nancy dijo...

Ah, no, con los Jonas Brothers ni te metás, don Johan, porque si no te las vas a ver con mi hija pequeña, jajaja.
A ver qué pasa con el rollo de la herencia y del muchachito que no existe. Seguiremos esperando hasta el martes próximo. Salute, amigo

Lena dijo...

jajajaja!

A mí me encanta eso de tener un amigo en vez de un perro...

Un beso, Johan!

Rosa Roja y ¿eres real?SI CLARO dijo...

Realmente me hiciste reir....muy bueno lo del perro....

Besitos

Johan Bush Walls dijo...

Alfaro: Santo, santo, no soy, pero algo debo tener, como todos. Me gusta la lectura que hacés del texto.

Esteban: No puedo adelantar nada, los productores no dejan, pero hay que estar pendiente para la próxima entrega.

X: Santísima Trinidad, que cosas dice. Así es, madre solo hay una.

Nancy: La cosa está que arde, no se sabe que pasará con la novela del martes. Y los Jonas Bros, ni siquiera sé quienes son.

Lena: Pues a mi los perros no me gustan. Que bueno verte por estos lares.

Rosa: Me alegro, te espero siempre por acá, no cambies la sintonía.

Salú pue.

Goathemala dijo...

Juas.... me partí con lo Marichalar. Menudo elemento ese.

Divertidísimo.

Saludos.

el Kontra dijo...

Jajaja... master yo le dejé p´ahorita antes de la media noche para disfrutarme la novela. Pero que no sea solo del martes, usté lo deja picao a uno. Me llega pero le encargo una cosa, aquí entre nos, así en serio, no, en serio... eso de las ojeras, con respeto master, si hasta mis viejos me apodan Mapache!

Salud Johan!!!

Johan Bush Walls dijo...

Goathemala: Esa gente siempre anda dando de que hablar maestro, pero mejor si nos hacen reir.

Kontra. Maestro, pero usté se desvela leyendo blogs, esa es su coartada.

Salú pue.