lunes, 12 de mayo de 2008

Musa y su prima

De la serie los hombres objeto o con apodo (también las mujeres para no ser excluyente)

Musa era su oficio y tenía siete hermanas, aunque algunos pensaban que era la misma y que ella se presentaba en formas distintas, según su conveniencia, eso nunca estuvo claro. De cualquier forma, ella o ellas eran las más solicitadas.

Mi hermano me decía: “Si Musa prestara sus servicios en una casa de tolerancia, de seguro ella sería la más ocupada”. Pero ellas no eran asiduas a las peticiones, se presentaban cuando se les daba la gana, y cualquiera podía ser su mejor amante, un hombre o una mujer, eso no era importante. El más tierno poeta, el más expresivo de los pintores, incluso el más erudito de los músicos. Aquello evidenciaba que no eran perfectas.

La que siempre estaba disponible era su prima lejana, la pobre, la que nunca podía faltar. De igual manera, ella lograba que hombres y mujeres hicieran maravillas, con lo que tuvieran a su alcance, igual forzaba su imaginación.

Mi hermano me decía: “Si la pobre prima prestara sus servicios, no en una casa de tolerancia, en una de putas (según él esa era su categoría exacta), difícilmente la visitarían; lo harían solo en el caso de que no hubiera otra opción”.

La verdad era otra: Musa era elegante, evocaba lo más colorido de la imaginación. Claro, ella tuvo una vida cómoda, llena de lujos, siempre vivió en lugares privilegiados. Su prima era el otro extremo, nunca aprendió buenos modales y creció en barrios pobres, sin acceso a privilegio alguno, una vida de carencias; pero cuando alguien la solicitaba, ella era efectiva, igual o más que Musa y sus hermanas.

Nunca nadie se lo reconoció. Al final, la pobre fue la más solicitada, pero siempre la menos deseada.

Poncho Pilatus

6 comentarios:

La Filistea dijo...

Ala vos Poncho Pilatus, te lavaste las manos en cada párrafo, sobre la pobre Musa.

No fregués!

JOHAN BUSH WALLS dijo...

Filistea: No es para tanto, un poquito nada más. ¿Y entonces, te animarás a mandar tu cuento al concurso?

Aninha Adeve dijo...

Me gustó mucho su texto, me encanta la literatura en lengua española.
Siga escribiendo. Soy brasileña y me gustaria compartir ideas, opiniones y informaciones.

Tengo un gran amigo guatemalteco y me encantó mucho su país.

Saludos desde Brasil.
Ana

Walter Gonzalez dijo...

Perdoná mi ignorancia, ¿quién vendría siendo la prima de Musa? lo he leído tres veces y no cacho

Fco Sepúlveda M dijo...

Deseo algo cuando me cuesta adquirirlo (musa), en cambio si accedo siempre a alguien(prima pobre), ya no es un deseo. Musa indiferente y arrogante por su posición dificulta su accesibilidad, de lo contrario, no seria más deseada que la prima pobre y la podria solicitar cuando quiera.
Si musa fuera acesible siempre y la prima pobre dificil de acceder, seguramente ella seria la mas deseada.
Es una interpretacion de muchas.

Anónimo dijo...

Solo me gustaron las últimas dos lineas; la historia es buena pero le falta estilo... en mi opinión.