jueves, 30 de julio de 2009

De la serie el cuento de la muerte -3-

No le asustaba la muerte, a su edad eso no era importante, por eso en su ruta diaria no le preocupaba pasar por el cementerio que estaba atrás de la vieja iglesia; ahí habían sido enterrados muchos notables del pueblo, antes que fuera inaugurado el nuevo camposanto.

Ese día, por la mañana, tembló fuerte; todos comentaban si era prudente continuar con la rutina diaria, pero como no hubo más temblores la vida siguió.

Tomó el camino del cementerio, como de costumbre. Cinco tumbas adentro vio que una mano huesuda se agitaba y cuando estuvo cerca escuchó una voz que le decía: Hola, ¿cómo estás? Se quedó parado, como quien piensa qué hacer, leyó el nombre en la lápida y siguió su camino.

Cuando llegó a la escuela, lo primero que hizo fue preguntar: Maestra, ¿es de mala educación no saludar a un muerto?

Aisi Dedpipol

8 comentarios:

Esteban Dublín dijo...

Si yo fuera la profesora le diría: Sí, es de muy mala educación, porque que la parca se lo haya llevado no quiere decir que deje de hablar.

Miss Trudy dijo...

¡Muy simpático!

Alejandro Ramírez dijo...

Muy bueno.

Y no hay disculpa, sigue siendo mala educación.

Johan Bush Walls dijo...

Esteban: Los niños de ahora sólo entienden de videojuegos, facebook y otras cositas así; le aseguro que ese patojo hubiera respondido si el muerto le manda un mensaje de texto.

Miss Trudy: Gracias Miss Trudy, y usted es muy guapa.

Alejandro: No hay disculpa maestro, para nada, la educación ante todo.

Salú pue.

Hija-ilustre dijo...

y con eso de q están todos conectados y saben muchas cosas q nosotros a su edad no, supongo q si fue muy mala educación, a los niños como q ya no les asustan esas cosas q ven en sus play station todo el tiempo, asesinando, reviviendo muertos, enfrentándose a mutantes alienígenas.

saludos caballero y felicitaciones por su paja hecha realidad

mucho éxito en todo

Pao

Johan Bush Walls dijo...

Hija: Esos niños ya sólo saben de videojuegos y de cosas online maestra.

Gracias por los buenos deseos, la espero siempre por acá.

Salú pue.

Campanula dijo...

Varias veces te he leido y tus cuentos me agradan, gracias por el saludo en mi blog, este cuento me saco una gran sonrisa.
un abrazo

Johan Bush Walls dijo...

Campanula: Ahí nos andamos leyendo maestra. Que bueno hacerla sonreir.

Salú pue.