jueves, 9 de octubre de 2008

Historia de terror en cuatro actos

El celular de Hansel y Gretel
(Basada en un arrebato de Hernán Casciari)

PRIMER ACTO

Hansel y Gretel son dos niños problema, gemelos, cada uno intenta ser más malvado que el otro. Todas las mañanas cuando se levantan gritan a la madre y a la criada, el padre tiene un chichón que le dejó el vaso de aluminio que le aventaron el lunes, la criada tiene quemaduras de segundo grado en los brazos, provocadas por la sopa hirviendo que no quisieron tomar.

Los padres no saben que hacer y para tenerlos felices, porque Dios guarde un enojo de los pequeñitos, los complacen en todo lo que piden; por eso su habitación está llena de tecnología: televisores LCD (más de uno); PSP; Nintendo Wii; Computadoras desktop con conexión a Internet; Laptop, para cuando salen o van al colegio; Ipod; y muchos otros gadgets de última generación.

El berrinche de la semana se debe a que quieren, ambos, un Iphone que el padre se niega a comprar.

Padre: No, no y no, no compro cosas a niños malcriados.

Madre: Pero si no se los comprás serán los rechas del cole.

(Ambos niños asienten con cara de tristeza, haciendo un puchero que recuerda al gato con botas de la película Shrek).

Padre: No, dije no y no, que se conformen con el celular que tienen.

Hansel: (Sollozando) Pero padre, mi celular ya está muy viejo, hace seis meses que no me compras uno nuevo, ya no sirve, tiene problemas, no carga rápido la pila y la cámara pixela las imágenes, y no tiene TV online.

Gretel: (Sollozando más fuerte) Y el mío tiene rayada la carátula…

Padre: Dije que no, y estoy dispuesto a cumplirlo; además, mañana nos vamos a Semuc Champey, ustedes tienen que ver la naturaleza en un lugar que no sea la TV.

Hansel y Gretel: Preferimos mil veces estar en el mall que en la naturaleza, fuchi.

Gretel: Mosquitos, lagartijas, guácala

Madre: Tienen que hacer lo que dice su papá.

SEGUNDO ACTO

El mall brilla de tecnología, cascadas falsas, cielos estrellados falsos, niños falsos, adultos con sonrisas falsas, mujeres con tetas falsas y miradas falsas, los pasillos llenos y los negocios vacíos; nadie compra, miedo en el ambiente o calaveras de plástico por todos lados, niños bien, emo, góticos, malas copias de otras realidades, fantasmales, se mueven por los pasillos.

Madre: Te agradezco tanto que no nos hayas llevado a Champey, ahora te quedó dinero para comprar los Iphones de los nenes, y todavía alcanza para que vayamos a cenar…

Padre: (Disgustado) Uummm.

Madre: Además alcanza para que me compres el baby doll rojo y el vibrador grande que querías.

Padre: (Más disgustado, pero con un brillo malicioso en los ojos). Como quieras.

Hansel: Papacito lindo, que bien que me vayas a comprar el Iphone, te juro que lo voy a cuidar.

Gretel: Si papacito, mira, aquí también hay cascadas, si quieres te tomamos una foto con el Iphone nuevo.

Se acercan lentamente a una tienda maravillosa: las paredes brillan como joyas, cientos de pantallas iluminan la entrada, lo último en tecnología está en exhibición y los niños pueden jugar, mientras los padres observan. Al fondo, una mujer linda, artificial, pero linda, a quien la madre ve como una bruja, revuelve una especie de caldero, en donde se encuentran las solicitudes de cientos de personas que prepagaron el teléfono, va a sortear un Iphone y le dará un millon de minutos al afortunado.

La bruja mueve el caldero y todos abren los ojos, los niños están aprisionados por los controles del Wii y sólo atinan a mover las manos, al tiempo que la bruja lo hace. Hansel y Gretel no tienen sus controles de Wii, por eso se dedican solo a ver, ellos solo juegan con sus propios controles.

Madre: Les dije que trajeran sus controles, hay premios para el que juegue mejor.

Hansel: Oh, madre, lo olvidamos. (Su gesto es de indiferencia).

De manera imperceptible, los niños desaparecen de la vista de los padres, la tienda es enorme y será difícil encontrarlos.

Padre: Mira vieja, vámonos de aquí, estos cerotes, digo niños, que se queden, no nos van a extrañar, y si quieren encontrarnos lo harán en cualquier momento, al fin que tienen su Iphone nuevo

Madre: ¿Pero me compras unos zapatos antes?

Padre: Lo que quieras, pero salgamos de aquí pronto, esta tienda me molesta.

Padre y madre: Niños, regresamos en un rato, los llamamos más tarde. (Dicen en voz alta, a la nada, pues los gemelos están lejos).

TERCER ACTO

Motel de mala muerte, padre con látigo en la mano, y madre atada a la cama, está claro que ambos tienen vicios ocultos.

Padre: Y bien, querida, hemos dejado a los niños y jamás volverán a molestarnos, salen bien caros esos cerotes.

Madre: Pero, ¿qué hiciste?.

Padre: Pronto se darán cuenta, pero no podrán hacer nada...je je je je, y como vivimos en un suburbio esos niños no saben como regresar a casa, siempre se duermen o juegan en el camino.

Madre: (Grito de horror) Nooooo.

CUARTO ACTO

El mall de noche, comercios cerrando, Hansel y Gretel sentados en una banquita, jugando con su Iphone nuevo.

Hansel:
No lo entiendo mi Iphone ya no funciona.

Gretel: Es que la bruja no nos dio los cien minutos, ni los mensajes ilimitados, sólo teníamos cincuenta minutos y los gastamos en internet, que está bien caro, esa compañía de teléfonos es una estafadora.

Hansel: Es que es un cobro extra y el tacaño de padre sólo dejó pagados los aparatos.

Gretel: No entiendo porque la bruja dijo que nuestros celulares viejos no tenían el chip, no pudimos cargar las direcciones y el colmo: se quedó con ellos.

Hansel: No recuerdo el número de nadie, ni siquiera el de abuelita.

Gretel: Esto es espantoso, estamos perdidos.

Hansel:
Y la tarjeta de débito reporta vacía…¿Cómo regresaremos a casa?

Hansel:
Hay que regresar a la tienda de electrónicos, ahí hay computadoras con internet, yo guardo una copia de los teléfonos en mi lista de contactos...

Gretel: Pero Hansel, Ya casi cierran, ya cerraron el mall, no nos dimos cuenta por estar jugando, y no trajimos los controles del Wii.

Hansel:
No importa, pasaremos la noche en el cine, ahí no nos pasará nada.

Gretel: Tengo miedo, ese emo lleva una chaqueta que parece tenerla puesta desde hace dos años, estamos rodeados de mendigos y vándalos….

EPÍLOGO

El padre, después de una noche de terror, donde tuvo que escuchar cada palabra que decía su mujer, decidió que los niños era un mal menor y regresó por ellos al mall.

Los niños pasaron la noche hablando, uno con el otro, por fin, y se dan cuenta que han estado chateando sin conocerse, descubrieron que el Iphone tiene muchos defectos y que además, el área de cobertura es limitada y los minutos caros, también se dan cuenta que si padre no suelta la plata no hay Iphone; pero han regresado a la tienda de electrónicos, en donde, después de hacer que despidan a la bruja por inepta, logran conseguir los chips perdidos y llamar a casa.

Moraleja: Pórtense bien niños.

Padre, madre y niños se abrazan en el mall y cantan la canción de Movistar (o la de Claro, depende quién quiera patrocinar el montaje de la historia).

Hermanos Gris

13 comentarios:

Lena dijo...

jajajaja

Cruda Realidad.

(Para algunos sin motel)

saludos, Johan

Esteban Dublín dijo...

Johan, ¿no has probado engañar a alguien en un chat? Te aseguro, puede resultar una de las cosas más divertidas del mundo. ¿O será que me engañaron a mí?

Salú.

El Kontra dijo...

Primer Acto: los niños poniendo atención en la clase excepto uno que se descose retosando.

Segundo Acto: Entra una señorona bien entrada en carnes vestida con ropa provocativa dos tallas menor a la suya. Gran escote, medias rotas, exageración de maquillaje, dos botes de spray en su cabellera canche oxigenada.

Tercer Acto: Salé el niño que retosaba con la cabeza baja de la mano de la señorona.

¿Cómo se llamó la obra?
Al que chingue se lo lleva la gran puta.

El cuento pajero de los hermanos gris me trajó esto a mente.

Saludos maestrísimo JBW

Juan Carlos Lemus dijo...

salve johan push push in the bush wall

conozco a familias como esa.
son familias que cuando se abre el telón todavía se están maquillando. y, cuando se cierra, no han terminado de actuar.

leeré más de su obra. esta misma tarde cuando los dragones custodios de mi oficina andan fuera.
salve se quien pueda.

Anette dijo...

Johan, primera vez que te leo, y desde ya que no será la última.
Leí y el arrebato de Casciari ayer y me parece que hiciste un trabajo extraordinario. Hansel y Gretel pendejos consumistas !!!
Vos has pasado, ahora invito a tus lectores a pegarle un ojo al mío:
www.criticadelarazonpura.blogspot.com
Saludos,

JOHAN BUSH WALLS dijo...

Lena: Es cierto, cruel y cruda maestra, pero hay que reir de ella.

Esteban: Creo que ambas posibilidades están latentes, engañar a la gente es fácil, en ambas vías; es decir, engañar y ser engañados. Por eso hay algo categórico: De los engañados será el reino de los cielos, porque solo ellos creen que existe.

El Kontra: Maestro, esas historias en tres actos son buenísimas, a ver si alguien se sabe otras y las comparte. O ya de perdida las inventamos, ¿por qué no?

Salve Juan Carlos Le mus mus mus in the bus. Espero que haya tenido usted tiempo de leer más historias de este blog, no tema a los dragones, ya que al final, como sucede en Shrek, el dragón resulta siendo una dragona y se enamora de un burro.

Salve trucha.

Anette: Los consumistas y los pendejos han existido siempre. Los Hansel y Gretel del cuento original lo eran, solo que antes se atragantaban de dulces. En estos tiempos los niños comen saludable, pero los gadgets son los nuevos dulces, no se les compran pasteles, para entretenerlos, se les compra tecnología para tenerlos tranquilos.

Salú pue, maestros y maestras.

miquelet dijo...

Muy buena historia esta de los niños malcriados. por desgracia, en la realidad, estos niños rara vez aprenden una lección y crecen malcriados hasta que llega el día en el que se convierten en padres malcriadores.

Salud.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Está bueno para contárselo dulcemente a los niños, antes de que se duerman... para que tengan dulces sueños...juajuajuajuas.

vesania dijo...

Andale Johan, me dejas con un corazon triste pero con una risotada que ni se pudo contener, me gusta la ironía, pero me carga ver cuan vacíos nos volvemos...


Ah por cierto te imagine el una bilioteca sentado rodeado de niños leyendoles este hermoso cuento, lastima que solo los niños de mi imaginacion se dejen amedrentar por las historias...

Besos

Patricia Cortez dijo...

hola johan, pasando por aquí.
recuerdo a una señora que tenía prohibido este cuento. es extremadamente cruel aún en su versión original: el padre quiere abandonar a los niños y la bruja se los quiere comer, al final los niños meten a la bruja EN EL HORNO, uuuy es como película de terror...¿por qué no actualizas otros cuentos infantiles?

Miss Penny Lane dijo...

bueno bueno.... el amor en los tiempos del consumo....

JOHAN BUSH WALLS dijo...

Miquelet: Padres malcriados, quienes luego se convierten en abuelos malcriados, quienes luego tienen nietos malcriados, quienes a su vez llegan a tener hijos malcriados y el círculo se vuelve infinito.

Chuquis: Pienso que deberías hacer un programa radial para niños, y contar estas dulces historias. juar juar juar.

Vesania: Lo irónico del caso es que cuando se trata de los hijos propios rara vez nos damos cuenta que son así.

Patricia: Los niños siempre se las ingenian para meternos en el caldero de sus caprichos, eso sonó muy filosófico, pero es así. Buena idea la de actualizar cuentos, intentaré algo.

Miss Penny Lane: Vicios del amor, que le hacemos.

Salú, a todos, pue.

CIUDADANO CERO dijo...

En nombre de Zeus, qué buenas son tus historias Johan, cuanto tiempo me he perdido de tan buen humor.