miércoles, 13 de enero de 2010

Me llamo R

Yo tengo la culpa de todo, estoy aquí sin poder decir nada, todos saben en donde está mi cuerpo, pero no puedo hablar, estoy muerto, de eso no hay duda, lo escuché en las noticias, también supe quienes fueron mis ejecutores, los pude ver aunque esté muerto, no sé cómo explicarlo, se supone que no puedo ver nada, es un misterio.

Me enteré que hubo desórdenes, durante varios días, que las aguas subieron de nivel, pero no pasó a más, no fue suficiente, quizá por eso estuve aquí los meses pasados, era necesario esclarecer mi muerte, para que pudiera descansar. Ahora ya no veo nada, he pasado por un túnel oscuro, para luego salir a la luz; lo último que pude ver fue la conferencia de prensa, la animada alocución con acento español, en la que decían que todo estaba resuelto, que fui yo mismo el que lo planeó todo.

Es imposible negarlo, no tengo voz, he confirmado que los muertos no hablan, sus cuerpos pueden decir cosas, pero nada puede salir de sus bocas, aunque se grite, nadie te escucha; las cosas no son perfectas, debí haber planeado también mi resurrección; lo dicho, no soy perfecto, nunca lo fui, no preví que no hay comunicación desde el más allá.

Los muertos no pueden atacar ni defenderse, esa es mi condición, los vivos tienen creatividad, vean de lo que fui capaz. Nunca pierdan de vista que siempre habrá otros que son más vivos, y algunos que querrán pasarse de vivos, la imaginación no tiene límites; se los digo yo que no puedo hablar, pues algunos imaginaran que soy quien no soy.

Orano Pa Muko

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajajajaja, usted es de la recua que andaba con sus patrióticos cartelitos: "Rodrigo, vivirá eternamente"

Pobre desquiciado, pero + pobres los majes que se tragaron todo el cuento que unos pocos vivos quisieron utilizar... Quien ríe al último, ríe mejor: JAJAJAJAJAJAJAJA

...engler dijo...

Por lo menos por este muerto alguien habló en acento español, ciertamente... pero hay miles, solo el año pasado mas de cinco mil según este mismo acento español... y por ningún lado le veo lo gracioso para jugar al chiste idiota...

Johan Bush Walls dijo...

Anónimo: Quien ríe al último no entendió el chiste maestro.

Engler: De acuerdo maestro, ojalá y todos los crímines fueran investigados y esclarecidos, sin importar que acento tenga quien los investigue.

Salú pue.

Nicté dijo...

maestro, ha plagiado usted a un premio nobel,¿acaso no es me llamo rojo?, ah, usted lo ayudó a escribirlo

Johan Bush Walls dijo...

Me llamo Rojo, es de un patojo turko, él vino un día a mi taller y me dijo que le enseñara a escribir, pero le costaba mucho y le dije que se dedicara a otra cosa; pero mire como son las cosas, igual que a los cantantes que les han dicho que no canten, el patojo se esforzó y se ganó el Nobel.

Salú pue.

carlos de la parra dijo...

Ilustrativo de que a veces lo más obvio,es lo más inconspicuo.

Johan Bush Walls dijo...

Carlos: Muchas veces es difícil ver lo obvio.

Salú pue.