martes, 9 de marzo de 2010

El que castra sana

Respaldado por la Organización de las naciones unidas, el experto en seguridad se instaló en el país. El reto era enorme, pero sabía que las oportunidades para demostrar sus conocimientos eran mayores, pues tal y como lo imaginó nadie tenía conocimientos criminalísticos, ni existían laboratorios para examinar pruebas, ni cosa por el estilo; lo que encontró no se parecía en nada a lo que se mira en CSI, la famosa serie de detectives forenses.

Su función sería complicada, debido a las limitaciones de presupuesto, el poco personal asignado a su institución tenía que dedicarse a investigar solo los casos de alto impacto en la sociedad.

Nada lo amedrentó, desde que le ofrecieron el puesto tenía claro cuál era su objetivo, por eso no dudaba cuando decía que lo único que le interesaba era ayudar al gobierno y de esa forma al país.

Después de varios casos, su figura fue ganando credibilidad en la opinión pública; pero el verdadero salto a la fama lo dio cuando resolvió el caso del abogado que planificó su propia muerte.

Su más reciente aporte al gobierno lo confirmó como el héroe que es. Ante el problema que le plantearon: esa mujer sigue pidiendo los expedientes. La solución fue sencilla.

Hoy los periódicos anuncian que el funcionario extranjero descubrió un plan para asesinar a la diputada, por lo que le aconsejó abandonar el país de inmediato, que ya le tenía arreglado el asilo. Es eso o arriesgarse a que las amenazas se hagan realidad.

Agatas Cristi

8 comentarios:

la-filistea dijo...

No pues leyendolo de esa forma ni hablar, tenés razón!

Tereza dijo...

me gusta mucho tu forma de escribir! Tu estilo!

Ananda Nilayán dijo...

Ya te digo!!!
Sucede todos los días.

Un abrazo.

Johan Bush Walls dijo...

Filistea: Maestra Filis, que alegre tenerla por acá, se le extraña. Ya vio pues, uno siempre pensando mal de la gente.

Tereza: Para servirte maestra. Que bueno que sigue viniendo por acá.

Ananda: Pasa maestra, pasan cosas raras en los países. Abrazo pue.

Salú pue.

Anónimo dijo...

Maese, si se mete al relato político, la caga porque ahí si que usté es del montón, tan fáciles de arrear. Mejor quédese con las pajas que son su fuerte.

PS: A gatas, Cristi (jajajajajajajajajajaja)

Johan Bush Walls dijo...

Maestro maese anónimo: También existe la posibilidad de que la diputada se haya mandado a autoamenazar.

Salú pue.

El Criticón Chapín dijo...

La poplítica chapina sería un buen capitulo de "La dimención desconocida". Y quien dijo que los esapañoles ya no venden espejitos?
Saludos

Johan Bush Walls dijo...

Criticón: El asunto no es que vendan espejitos, lo malo es que haya gente que los compre.

Salú pue.